seguros-1

Todo lo que debe saber sobre el Leasing Náutico

Todo lo que debe saber sobre el Leasing Náutico

¿Qué es?

Es una modalidad de financiación de barcos que se lleva usando desde hace más de 30 años en el mercado náutico europeo.

Se trata, en esencia, de un contrato de alquiler con opción a compra a largo plazo. La entidad que ofrece el contrato compra la embarcación y cede su uso al cliente. Dicho cliente pagará mensualmente una cuota y, una vez finalizado el plazo pactado, lo normal es que el usuario pueda ejercer la opción de compra y adquirir el barco en su totalidad pagando el valor residual previsto en el contrato, de la misma forma que se hace con los vehículos o la maquinaria industrial.

En otras palabras, se trata de un contrato de arrendamiento financiero con opción de compra, que permite arrendar a largo plazo por parte de la entidad financiera una embarcación que, pasado un tiempo, permitirá al arrendatario ser titular de la misma, ya sea un particular o una empresa. El leasing náutico se ha convertido en la forma habitual de financiar y adquirir embarcaciones en Europa por parte de la mayoría de los residentes fiscales europeos, destacando los países mediterráneos como Francia, Italia o España en dicha fórmula de financiación.

Titularidad

En el leasing náutico el titular de la embarcación es la entidad financiera. Sin embargo, se firmará un contrato de leasing, en el que se estipulará que, al acabar el tiempo acordado, el cliente se convertirá en el dueño final del barco ejercitando la opción de compra.

Periodo del leasing

Los plazos del leasing de barcos en España suelen oscilar entre los 48 y los 180 meses (4 y 15 años). Además, se debe abonar una aportación inicial que puede variar entre el 30% y el 50% y una cuota mensual a un tipo determinado. Esto permitirá que se adapte fácilmente a nuestra capacidad económica y a nuestras preferencias.

Tipos de leasing náutico

Además del leasing español, existen dos tipos de leasing en el mercado europeo: el francés y el italiano. El contrato de financiación es exactamente el mismo en los tres casos, pero existen unas determinadas ventajas derivadas de las distintas aplicaciones del IVA dentro del territorio comunitario. La principal ventaja de estos contratos es poder beneficiarse de un régimen de IVA más favorable siempre que se cumplan ciertos requisitos.

Leasing francés

El leasing francés consiste, básicamente, en un contrato de arrendamiento financiero en el que las embarcaciones pueden beneficiarse de pagar un IVA reducido sobre sus alquileres correspondiente al 10 %. Teniendo en cuenta que el IVA del Estado español está fijado en la actualidad, para este tipo de artículos, en el 21 %, apostar por el leasing francés es una gran ventaja. Realizar esta operación con una entidad financiera francesa es algo completamente legal para un residente fiscal europeo y, en consecuencia, el ahorro en el coste final de la financiación resulta interesante sobre todo para aquellos barcos que tienen previsto abarcar más territorio de navegación.

Leasing italiano

El leasing italiano, por su parte, está orientado a embarcaciones con una eslora superior a 20 metros. La legislación italiana da por hecho que cuanto más mida un barco, más posibilidades tiene de que navegue fuera de aguas comunitarias; y, por tanto, está sujeto a una reducción de IVA superior.

Debido a las diferentes posibilidades existentes le aconsejamos que acuda a empresas especializadas en este tipo de financiaciones, ya que son las únicas que pueden asesorarle objetiva y correctamente y estudiar qué procedimientos resultan más ventajosos para usted.

Ventajas del leasing náutico

El leasing náutico ofrece varias ventajas a quien elige esta modalidad a la hora de adquirir una embarcación:

  1. Al escoger este tipo de financiación náutica, el arrendatario será el único usufructuario de la embarcación. De esta manera, el cliente tendrá la seguridad de que ninguna otra persona podrá deteriorar su embarcación.
  2. Los gastos de gestión en los que se incurre y el tiempo para hacer los trámites son menores que en otras formas de financiación.
  3. No se tiene que desembolsar una gran cantidad de dinero para adquirir el barco que se desea.
  4. Es necesario destacar la flexibilidad que proporcionan este tipo de acuerdos, ya que son a largo plazo y están disponibles para flujos de efectivo de todo tipo. En el leasing, es el comprador quien decide qué entrada dar, cuántos años de duración tendrá el contrato e, incluso, le será posible modificar el importe de las cuotas y la duración establecida inicialmente.
  5. En cuanto a la fiscalidad, se podrá beneficiar de un IVA reducido en función de la zona de navegación y categoría de diseño de la embarcación adquirida.
  6. Esta forma de financiación posee un interés fijo, sin variaciones, lo que permitirá que el comprador sepa cuál será la cuota exacta que debe pagar y esta no aumentará ni disminuirá durante el tiempo de contrato.
  7. Es posible, además, que el arrendatario pueda subrogar el contrato de leasing a terceros y cancelar anticipadamente el contrato.

¿Es posible aplicar el leasing náutico a todo tipo de embarcaciones?

Este tipo de financiación se suele aplicar a embarcaciones de recreo, embarcaciones de clubes náuticos y embarcaciones que sean de uso particular tanto nuevos como de ocasión.

El leasing se puede aplicar también a embarcaciones de segunda mano que no hayan pagado el IVA. En caso de que ya lo tengan pagado, pueden resultar más interesantes otras opciones de financiación.

La legislación del Estado español establece diversos requisitos que deben cumplir los barcos que quieran ampararse bajo este tipo de método financiero y tienen que ver con su precio y sus características.

En SYSFINANCE estaremos encantados de atenderle e informarle de si el barco de sus sueños puede ser financiado mediante leasing náutico o si existe otra forma de financiación náutica más rentable para usted.

¿Todo el mundo puede disfrutar del leasing náutico?

Aunque sea un tipo de financiación diferente y probablemente más beneficiosa para el usuario, el leasing de embarcaciones no deja de ser un sistema de financiación. Ello implica que quien quiera disfrutar de sus ventajas debe ofrecer a la entidad prestamista la confianza de que se está en disposición de adquirir un barco.

De esa forma, la persona que desee realizar la financiación por leasing debe acreditar que tenga capacidad de reembolso, que tenga unos ingresos recurrentes que se vayan produciendo año tras año y que, además, no tenga un endeudamiento excesivo, es decir, que los ingresos netos que percibe no superen el 40% sus compromisos.

De esa forma, la persona que desee realizar la financiación por leasing debe acreditar que tenga capacidad de reembolso, que tenga unos ingresos recurrentes que se vayan produciendo año tras año y que, además, no tenga un endeudamiento excesivo, es decir, que los ingresos netos que percibe no superen el 40% sus compromisos.

La importancia de acudir a profesionales

En definitiva, si lo que busca es disfrutar de una embarcación de recreo, el leasing náutico le ofrecerá numerosas ventajas en el uso y disfrute de su barco. Sin embargo, le aconsejamos que se deje asesorar por expertos en financiación náutica quienes le aconsejarán sobre las opciones de financiación más rentables para usted.

Siempre que llevamos a cabo una transacción que involucre grandes cantidades de dinero, es altamente recomendable acudir a especialistas que nos guíen y nos asesoren en ello. 

En SYSFINANCE contamos con un equipo de profesionales altamente cualificado para asesorarle y orientarle en base a tus circunstancias y posibilidades sea cual sea el barco que desea. ¡Póngase en contacto con nosotros!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies